Conferencias

Seminario de escritos psicoanalíticos: Psicopatología de la vida cotidiana

la foto

Anuncios

Conferencia: Campo y límites del psicoanálisis (primera parte.)

   Conferencia realizada el día 12 de marzo de 2014 en el Centro Universitario Emmanuel Kant. 

1231496_526287334155150_748076364_n

 

 

 

 

 

Campo y límites del psicoanálisis

Jorge Atala.

¿Por qué hablar de campo y límites del psicoanálisis?  Por una equivocación.  Un campo es, al mismo tiempo, límites o mejor aún posibilidad.  Cuando pensamos campo y límites lo que hacemos es generar un entorno, un sitio o lugar; el título de esta conferencia parece apuntar a una charla acerca de un lugar o un sitio en el que el psicoanálisis encontraría sus condiciones de posibilidad, es decir, dónde es posible su existencia y dónde no.

Como pueden ver es una trampa.  Y es una trampa porque si habláramos de ese supuesto campo al que se hace referencia tendríamos que dejar a un lado al psicoanálisis, plantearlo como un ajeno al campo mismo y poner, por un lado un campo del que tendríamos qué decir de qué está hecho y por otro al psicoanálisis del que tendríamos que decir que, por lo menos, no es un campo sino algo más.

Pero aquí entonces perderíamos de vista que el psicoanálisis mismo podría ser un campo, un sitio, un lugar e incluso la condición de posibilidad de una “algo” producido por él.  La trampa del título radica en perder el campo del psicoanálisis como lugar de posibilidad.

Hoy pretendo hablar de este campo y sus posibles relaciones con un campo mayor al que me gustaría llamar, tentativamente, capitalismo.

Para iniciar, pues, quisiera hacer referencia a un pequeño texto que todos conocemos –leído o no- pero que habita prácticamente a cada uno de nosotros.  De 1789 el texto del que hablamos es la famosa Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, producto de un famoso evento conocido como la revolución francesa. (más…)

Conferencia: Campo y límites del psicoanálisis lacaniano, sus teorizaciones y práctica.

1231496_526287334155150_748076364_n

 

 

Fecha: 12 de marzo de 2014

Hora: 12:00 pm

Lugar: CUEK, Sevilla #110 Colonia Portales.

—————————

Argumento

Desde los Estudios sobre la histeria hasta nuestro tiempo  se ha derramado mucha tinta en cuestiones psicoanalíticas, casi toda inútilmente.  Ha sido tanta la teoría y tantos los lugares en los que ha intentado cimentarse que prácticamente se puede decir que  ha recolectado fruto de tantos árboles que la agricultura ha quedado olvidada o, peor aún, obviada; así es posible leer un mal Hegel, un ignorante Heidegger, una matemática topológica menos que básica o una matematización forzada de decenas de conceptos que se prestigian en su complejidad y se vuelven motivo de análisis e investigación distanciándose de aquel que fuera su objeto principal.

Y es que no es difícil encontrar en Freud referencias a Fraiser muy vagas pero que sostienen las ideas míticas del freudismo o en Lacan acercamientos a un Hegel pasado por Kojeve que se explica con tanta facilidad que hasta se piensa en una ruptura intelectual con el autor de La fenomenología del espíritu.

Lo terrible de esta situación es que verdaderamente se ha posicionado al psicoanálisis en una cúspide intelectual que aterra por lo vago de la seriedad con la que se ha considerado a los autores que sencillamente dedicaron su vida a continuar años de tradición, cuestión que el valeroso invento freudiano parece pretender resolver en un par de afirmaciones respecto a lo evidentemente humano.

La cuestión a observar es la relación que existe entre el psicoanálisis, su nacimiento y práctica y el surgimiento del occidente capitalista que conocemos.  El surgimiento de esta técnica (tekné) y su aceptación y popularización en el mundo, responde concretamente a que, de cierta manera, soporta las figuras sobre las que se construye el pensamiento de esta época histórico-discursiva.

El eje de esta afirmación se encuentra en la valoración que se da la subjetividad en el pensamiento psicoanalítico: la clínica y su apreciación de lo inaprehensible del sujeto, las fábricas de caso y la importancia de la historia de vida de sus protagonistas no hacen sino reproducir un pensamiento relativista que más bien se enfoca en la importancia de los accidentes sin considerar las posibilidades de una esencialidad que yace en el pensamiento filosófico desde Parménides hasta Heidegger.

Así pues, es posible seguir la línea de esto que llamamos “sobrevaloración de la subjetividad” en la declaración de los derechos del hombre que resulta de la revolución de 1889 en Francia y el mundo que le siguió a la misma.  Y es que el dominio de los muchos no implica que el pensamiento se centre en aquello que es su posibilidad máxima, a saber, pensar(se) ni mucho menos permite que la experiencia de lo que trasciende a la individualidad pueda realizarse.

Por ello es que, aunque el psicoanálisis es una técnica liberadora en sentido sintomático-discursivo, es también, una práctica sujetante (subjetivante) de la que nuestra época no se ha podido ver librada.  Sin embargo y sin ser tan severos con la técnica moderna, es necesario decir que el surgimiento de esta práctica y su vinculación con disciplinas como la lingüística y la filosofía, han permitido generar un sentido crítico-técnico que puede situar el fondo de otras prácticas devoradoras y aplastantes que el occidente mismo ha generado para capturar y esclavizar a los hombres; concretamente es posible ubicar aquí a la medicina y el gran campo práctico al que se ha entregado y las consecuencias que tiene para muchos de quienes se vinculan con ella, específicamente en el costado psiquiátrico.

Por todo esto, nos resulta necesario ubicar en su lugar a la práctica psicoanalítica en occidente y de esta manera podrá conocerse su campo, sus posibilidades y limitaciones, es decir, ante qué fenómeno o fenómenos el psicoanálisis es posible y ante cuáles no lo es, además ante cuáles es imposible.

Esta conferencia inaugura un seminario de doce sesiones en el que se pretende esclarecer todos estos cuestionamientos y llevar a los asistentes a la experiencia del psicoanálisis en sus relaciones con su época histórica.