Coloquios

Coloquio ¿educación?

postercoloquio

Parece haber una constante en el discurso que circula por las aulas de las instituciones educativas, sin importar realmente el grado escolar. Eso que se dice apunta a la falta de interés, criterio o nula capacidad que los estudiantes tienen.

Quiénes lo refieren, el personal docente. Argumenta sentirse frustrado por no poder hacer nada en el salón de clase debido a la actitud de sus alumnos, sin embargo resulta interesante detenerse un momento y escuchar a aquel que está hablando, ¿de quién lo dice, de sí mismo o de aquellos que se encuentran frente a él?

Pues bien, Vera Schmidt propone que: “La agitación o el desorden de los niños (es) era regularmente el resultado de actitudes neuróticas inconscientes por parte de la educadora.” [1]

Haciendo énfasis en la propuesta de Vera Schmidt en cuanto a la actitud de quien se encuentra dentro de una institución, influye e impacta en el que acude a una institución educativa. Con esto ya escrito ¿no es entonces esa “apatía, rebeldía, desinterés” producto del mismo “maestro”?

¿Depende del estudiante el interés por lo que está escuchando o es acaso una invitación a aquello que le apasiona de quien se encuentra como encargado de una materia?

Si Freud nos propone como una de las tres profesiones imposibles el educar, qué se lleva a cabo dentro de las escuelas, qué hacer si tal cosa es imposible, hay algo qué hacer o hay qué hacer algo.

Ahora, diversos autores como por ejemplo Bertrand Russell, Schopenhauer, Nietzsche, han ya escrito acerca de la educación y han dejado claro el que la misma no incluye una pasión, sino una memorización hacia los conceptos inútiles. “Los educadores, en vez de escudriñar en el niño las facultades, ponderarlas y aprestarse a desarrollarlas, sólo se aplican a llenar sus cabezas de ideas y hechos extraños. (…) Siendo el punto capital de la educación el emprender rectilíneamente el conocimiento del mundo. (…) Estás nociones preconcebidas no admiten sino muy rara vez rectificación.”[2]

Si educar es imposible y no hay transmisión ¿qué es entonces lo que moviliza al que acude a encuentros, a las lecturas, a los museos, seminarios, coloquios, y al que imparte?


[1] Reich, W., Schmidt, V.  (1980) Psicoanálisis y educación 1. p.27

[2] Schopenhauer, A. Alrededor de la filosofía.  pp. 92-94

Freud-Lacan-Foucault (sexualidad)

Tanto se dice del Psicoanálisis, discursos que inquietan y otros que incluso llaman a acercase. “Conocedores” del Psicoanálisis dicen que la teoría psicoanalítica está fuera de modernidad, de lo actual. Freud del siglo antepasado, Lacan y Foucault del siglo XX. Pero, ¿qué hay con esos tres personajes? ¿Qué dijeron? ¿Qué escribieron? ¿Por qué son tan actuales y comienzan a ser recurrentes sus nombres?

En “Mi enseñanza” Lacan dice: “Y bien, resulta que el inconsciente es algo aceptado, y, por otra parte, se piensa haber aceptado muchas otras cosas en paquete, a granel, gracias a lo cual todo el mundo cree saber lo que es el psicoanálisis, salvo los psicoanalistas, y eso es lo molesto. Ellos son los únicos que no lo saben. 1

No solo no lo saben, sino que hasta cierto punto es algo que se justifica completamente. Si creyeran saberlo de inmediato, sería grave, no habría más psicoanálisis en absoluto. A fin de cuentas, todo el mundo está de acuerdo, el psicoanálisis es un asunto definitivamente reglado, pero para los psicoanalistas no puede serlo.”2

Quienes organizamos el coloquio nos cuestionamos y, cuestionamos ¿qué con la sexualidad y sus “patologías”?, ¿qué dicen estos tres personajes al respecto?, ¿qué con la “homosexualidad”? Por qué es importante contar con lecturas que incluso podrían ser de “cajón” para un estudiante de humanidades ¿Por qué y para qué acercarse a sus textos?

 

 

 

1 Lacan, J. Mi enseñanza. 2008. Buenos Aires. Paidós. P.19

2 Ibíd. 

“La sexualidad contemporánea (ensayos)

Ensayo sin nombre

Por Marcela Acuña Navarijo

En torno al sexo se establece el silencio[1]. En torno al cuerpo se forma el misterio. Lo sexual es peligroso, culpígeno, clandestino, prohibido. Se prescribe y se proscribe; se persigue.[2]

En la sociedad moderna, el sexo es igual a secreto, a censura, a controversia.[3]

Hasta ahora lo dicho posiblemente resulta como enunciaciones sueltas, huecas tal vez. Lo que hay detrás de ellas son dudas.

¿Es posible hablar de sexo en la universidad?, ¿Cómo se habla de sexualidad en la universidad?

courbet-(L’origine du monde)

Enero de 2012

En más de una universidad se rechaza la publicidad de un evento cultural por el hecho de contener una imagen que representa un cuerpo, en primer plano vemos un pubis femenino, el tronco de la mujer desnudo reclinado sobre las sábanas de un lecho y que tiene las piernas separadas. Esa pintura tiene por nombre “El origen del mundo” fue creada en 1866 por Gustave Courbet expuesto en el museo Orsay de Francia. Posteriormente se propuso una obra en la que se observa a una mujer desnuda, de la cual solo se ve la espalda, glúteos y piernas y que no es otra sino la “Venus del espejo” de Velázquez, en ésta se aprecia a Cupido, hijo de Venus, sosteniendo un espejo, ante el cual queda reflejado el rostro de la diosa de la belleza. El argumento para no aceptarlos  fue que dichas pinturas no van con la imagen de la universidad y que además los chicos no tienen la suficiente madurez para ver algo así. Sin preguntar acerca de las obras presentadas, sin interesarse en ese dato, quedaron censuradas ambas pinturas a pesar de haber librado ese “dispositivo de la sexualidad” siglos atrás. Y que ahora están expuestas en salas de museos, a la vista de cualquier paseante.

“No va con la imagen de la universidad”. ¿Qué imagen es esa? ¿Acaso la de una institución en donde el sexo y el cuerpo están mal vistos? O se trata de un pretexto ante el nerviosismo por parte la profesionista ante una imagen “atrevida”?

“Los chicos no tienen suficiente madurez para ver algo así”. A mi parecer la universidad es ese espacio en donde las ideas pueden surgir, crearse, crecer, desarrollarse, donde a partir de las clases aparece una gama de posibilidades para dar forma a un pensamiento, con criterio propio, y no, por el contrario un lugar donde las autoridades funjan como censores, capaces de decidir qué es lo que los chicos pueden o no ver, qué pueden o no entender. Sin que esa decisión quede en ellos. (más…)

“La sexualidad contemporánea” (ensayos)

“Quizá la meta no sea hoy en día descubrir qué somos, sino rechazar lo que somos…  Debemos” promover nuevas formas de subjetividad mediante el rechazo de  esta clase de individualidad que nos  ha sido  impuesta durante siglos.”

Michel Foucault.[1]

Replica

Por Rebeca García de la Torre

Tres datos que causaron enojo e impotencia en su momento. Escuché no hace mucho decir “necesidad de replica”. ¿Qué hacer con “comentarios” que circulan como verdades? Replicar, responder oponiéndose a lo que se dice o manda. Así titulo este escrito, ante el enojo o la impotencia, replicar.

Primer dato: una compañera del servicio social (HGM) llego al consultorio con un saber, su nuevo y primer “paciente” externo, era perverso. Dice: “ayer recibí a mi primer paciente, no sé qué hacer, él dice que gusta de tener relaciones con más de una persona, hombres y mujeres; es un perverso”, y finalmente su pregunta “¿cuál es el tratamiento para ellos?”.

Segundo dato: Una noticia. “En 2003, la jueza chilena Karen Atala fue demandada ante los tribunales por su ex marido. La razón: su orientación sexual. De acuerdo con él, sus hijas no podrían estar al cuidado de su madre por ser lesbiana y vivir con su pareja en el mismo hogar de crianza de las niñas.

Karen Atala se defendió ante la instancia jurisdiccional correspondiente. Tanto en las sentencias de primera como de segunda instancia, se reconoce el derecho de la madre al cuidado y custodia de las menores.

El padre recurrió entonces a la corte suprema de Chile, la cual revocó los fallos anteriores basándose en dos argumentaciones: “aparte de los efectos que esa convivencia puede causar en el bienestar y desarrollo síquico y emocional de las hijas, […], la eventual confusión de roles sexuales que puede producírseles por la carencia en el hogar de un padre de sexo masculino y su reemplazo por otra persona del género femenino, configura una situación de riesgo para el desarrollo integral de las menores respecto de la cual deben ser protegidas” y “la convivencia entre Atala y su pareja, sitúa a las menores en un estado de vulnerabilidad en su medio social, pues es evidente que su entorno familiar excepcional se diferencia significativamente del que tienen sus compañeros de colegio y relaciones de la vecindad en que habitan, exponiéndolas a ser objeto de aislamiento y discriminación que igualmente afectará a su desarrollo personal”.[2]

Tercer dato: Conferencia relacionada con los infantes en el Hospital General de México, impartida por una “experta”, “doctora”,  “psicoanalista” y “psicoterapeuta”. Resalto lo de Doctora, psicoanalista y terapeuta por el siguiente comentario que emitió. Se hablaba acerca de las cuestiones que un bebé puede vivir desde el entorno familiar, ella dijo que la familia se conforma por un padre, madre y los hijos, cuando le cuestioné acerca de las familias homoparentales, ella responde “no son familias, no hay un padre ahí y eso traerá consecuencias en el niño cuando crezca”.

¿Qué relevancia tiene que los estudiantes o “psicólogos” tengan en su haber lecturas que cuestionen lo que circula con el nombre de “sexualidad-sexo-homosexual-lesbiana-gay? ¿Los términos homosexual, heterosexual, etc, describen una “conducta sana o insana”? ¿Qué relación hay entre un sujeto y la etiqueta?

El término “homosexualidad” surgió durante la revocación de la reforma sexual en Alemania a fines del siglo XIX. Posiblemente fue acuñado por el autor austro-húngaro Karl María Kerbeny en 1869, o bien por el médico alemán Benkert en la misma época, de quien se sabe que fue el primero en utilizarlo.[3] Conceptos como un estudio de aquello de lo que se abordó en determinada época. ¿Tiene vigencia ahora algo de 1869?, maestros, directores introduciendo lo “homosexual” como parte de un discurso que impera dentro de la cuestión médicomoral[4],  marcando así diferencias y describiendo conductas dentro y fuera de la norma.[5]. (más…)